Quiero un abrazo tan fuerte que me rompa todas las dudas

1 año
4809 Visitas
Quiero un abrazo tan fuerte que me rompa todas las dudas

Gracias a los abrazos nuestro cuerpo libera hormonas que nos ayudan a tranquilizarnos. Nos sentimos seguros y, a su vez, nos permiten fortalecer vínculos con nuestros seres queridos

Las dudas emocionales, la incertidumbre del no sentirse amado puede ser una de las mayores fuentes de sufrimiento para el ser humano.

No hay edad para experimentar esta sensación. Todo niño tiene un radar emocional para percibir si el cariño es auténtico o no, y todo adulto siente en algún momento estas dudas, estos miedos que rompen poco a poco su equilibrio interior.

A pesar de que siempre nos dicen aquello de que lo más importante es “amarse a uno mismo”, no podemos olvidar que somos seres que necesitamos de los vínculos emocionales auténticos para sentirnos bien, para ser felices.

Por ello, los abrazos actúan siempre como gestos sanadores, como conexiones humanas de los que no debemos prescindir.

Las dudas son vacíos en el alma

Hay muchos tipos de dudas. Algunas ellas forman parte de nuestra condición humana, de forma que hasta podríamos decir que nos permiten crecer, porque son vacíos que intentamos resolver mediante nuestro esfuerzo personal.

Solo hay que tener en cuenta estos ejemplos:

  • Las dudas sobre qué camino profesional tomar.
  • Las dudas sobre qué amistades mantener y de cuáles distanciarnos.
  • Las dudas personales sobre qué intereses o disciplinas nos gustaría dominar o comprender.

Nos referimos, ante todo, a esas incógnitas vitales que forman parte de nuestro crecimiento personal y que nos permiten ser más fuertes en cuanto a aptitudes yvalores.

Ahora bien, el mayor problema aparece cuando lo que sentimos son dudas emocionales. Te hablamos de ellas.

Las dudas emocionales, las más destructivas

  • Podemos llevar mucho tiempo con nuestras parejas, pasar unos años de estabilidad y felicidad cuando, de pronto, aparecen ellas: las dudas.
  • El no saber si seguimos siendo deseados por nuestras parejas…
  • El percibir que se ha perdido cierta magia, cierta complicidad. Ver, por ejemplo, que hemos caído bajo las redes de la rutina, hasta el punto de darlo todo por sentado, hasta el amor.

Todo ello son claros enemigos para el propio compromiso y la estabilidad de la pareja.

niño-en-oscuridad-representando-oscuridad

Ahora bien, hay que tener en cuenta un aspecto: las dudas emocionales no son exclusivas de las relaciones de pareja. Tal y como te hemos señalado al inicio, es una dimensión psicológica que todo niño o adulto puede experimentar.

  • En el caso de los niños puede llegar a ser algo traumático. El pequeño que no se siente querido y unido mediante un vínculo emocional fuerte con sus progenitores desarrolla inseguridad y una baja autoestima.

El impacto psicológico que ello puede tener a largo plazo es, por lo general, muy grave.

Es necesario reforzar día a día nuestras relaciones, trabajar el vínculo con nuestras personas queridas, con nuestras parejas e hijos. Una forma muy adecuada de hacerlo es ejerciendo ese acto generoso que no necesita palabras.

Los abrazos.

Los abrazos como agentes terapéuticos

mano-en-corazon

Los vacíos emocionales se alojan en el corazón. El dolor de las dudas, del no saber, del miedo al abandono, a la soledad, se inscriben en ese órgano que sufre y un cerebro dominado por el estrés que cambia nuestras emociones y que produce alteraciones en nuestro cuerpo.

Los abrazos y la oxitocina

Para comprender mejor el efecto de los abrazos, te pondremos un ejemplo. Imagina una pareja que lleva unas semanas distanciada. El trabajo, la responsabilidad de los niños y las preocupaciones han hecho que su relación se enfríe.

  • Las dudas, el temor a descubrir que ya no somos amados por nuestras parejas hace que la bioquímica de nuestros cerebros cambie. Se eleva el cortisol, la dopamina, la norepinefrina… Caemos en una situación de estrés muy peligrosa.
  • Según diversos estudios, como el publicado en la revista “News in Health“, los abrazos provocan que esta química cerebral se trasforme por completo.
  • En este ejemplo, si en un momento dado la pareja se detiene, se mira a los ojos y se abraza con intensidad y autenticidad, no harán falta las palabras. Al instante elcerebro les recompensa con una alta cantidad de oxitocina, la hormona del cariño, la compasión y el amor.

El vínculo vuelve a reforzarse.

Estamos programados para reconocer los abrazos como símbolo de bienestar

pareja-abrazada apagando dudas

Todos nosotros, como especie, reconocemos instintivamente lo que es saludable para nosotros. De este modo, el cerebro nos gratifica con endorfinas o oxitocina.

  • El contacto de la piel, una caricia, las palabras amables, los abrazos intensos y sinceros son gestos catárticos que alivian miedos, dudas, estrés y ansiedades.
  • Además, ejercen sobre nuestra salud física y emocional un beneficio que ningún medicamento puede igualar. Porque nos une a los nuestros, porque alimenta el cordón umbilical del amor y el reconocimiento.
  • En nuestro día a día, es necesario sembrar “actos sencillos de reciprocidad”. Un abrazo inesperado, que nos atrape durante varios minutos y que detenga el mundo y muchos vacíos.

Unas horas con nuestros hijos jugando, acariciando y haciéndolos reír, son actos sencillos que crean universos enteros.

Así que dinos… ¿Cuántos abrazos has dado hoy? Es posible que no sean suficientes…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente:

Comments

comments

Comentarios