¿Conoces el síndrome vasovagal? Te contamos todo lo que debes saber

10 meses
25075 Visitas
¿Conoces el síndrome vasovagal? Te contamos todo lo que debes saber

¿Conoces el síndrome vasovagal? Te contamos todo lo que debes saber

Lo primero que debemos saber es que en nuestro organismo hay un sistema nervioso con dos partes funcionales: una de la que nos damos cuenta (movimiento, tacto, etcétera), y otra que regula las funciones fisiológicas (respiración, movimiento intestinal) de manera autónoma (y se le llama sistema nervioso autónomo o vegetativo). Este sistema nervioso vegetativo se divide, a su vez, en dos componentes de funciones opuestas: simpático (que “acelera” todo) y parasimpático (que “frena”).

RTVE

Pues bien, dentro de la parte parasimpática encontramos al nervio vago, entre cuyas acciones está la de enlentecer la frecuencia cardíaca. Las personas que sufren del síndrome vasovagal a menudo tienen episodios o síncopes vagales. Esto quiere decir que ocurre una descoordinación entre corazón y cerebro que puede provocar disminución de la presión sanguínea, lo que hace que no llegue una cantidad suficiente de sangre al cerebro. Todo esto debido a una reacción del nervio vago que termina en la inminente pérdida de conciencia de la persona. En otras palabras: se desmaya. Afortunadamente, la mayoría de los episodios son de naturaleza benigna.

 

Síntomas:

Antes de ocurrir el desmayo, el individuo puede notar síntomas de mareo, debilidad, escalofríos, cosquilleos en las manos y hasta falta de control del cuerpo. Cuando se desmaya, no solamente pierde el conocimiento sino que también pierde el tono muscular y color en la cara (palidez).

Causas:

Un desmayo puede ocurrir mientras: está tosiendo muy fuerte, estrés emocional, miedo, dolor intenso. Otras causas de desmayo: ciertos medicamentos, consumo de alcohol o de drogas, hiperventilación, azúcar bajo en la sangre, incorporarse repentinamente desde una posición estando acostado.

Los episodios o síncopes vasovagales con benignos y en principio no requiere tratamiento. Sin embargo, en caso de repetición de las crisis o en caso de ausencia de síntomas típicos se deben realizar algunos exámenes para buscar las causas.

 

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.recetasparaadelgazar.com/

Comments

comments

Comentarios