Mascarilla casera con papel y huevo que te dejara sin palabras con los resultados que obtendrás

6 meses
13970 Visitas
Mascarilla casera con papel y huevo que te dejara sin palabras con los resultados que obtendrás

Mascarilla casera con papel y huevo que te dejara sin palabras con los resultados que obtendrás

 

 

 

Uno de los órganos más sensibles de todo el cuerpo y más expuesto a daños es la piel. Especialmente la piel del rostro es más delicada que la de otras zonas del cuerpo. Además de eso, puesto que nunca la cubrimos, es la que más exposición sufre a los daños.

Aun así, todos nos esforzamos por tenerla radiante, suave y tensa. Los rayos del sol no es lo único que trae consecuencias negativas sobre la piel del rostro. Otros problemas que suelen ser frecuentes son las machas, el acné, los puntos negros y arrugas.

Todas estas imperfecciones van deteriorando nuestra piel y la hace lucir fea. Lo peor de todo, es que en el rostro es muy difícil ocultar estas cosas.

Para combatir este tipo de problemas, existen muchos productos en el mercado. Algunos son fabricados por grandes industrias de belleza. Lo malo con ellos, es que suelen ser difíciles de conseguir, además de ser demasiado caros. Por si fuera poco, al ser fabricados con productos químicos, con el tiempo van dañando la piel.

Por el contrario, los remedios naturales son mucho más efectos que cualquier otro producto y no dañan la salud. Además, los ingredientes son fáciles de conseguir y muy baratos. Lo mismo podemos decir de la mascarilla que te presentaremos a continuación. Con ella podrás dejar tu piel joven y radiante, como cuando tenías 15 años.

Qué necesitamos:

Huevo (una unidad).
Papel (un rollo).
Recipientes (2 unidades).
Preparación y uso:
Lo primero que debemos hacer es abrir el huevo y separar la clara de la yema. Para ello, echaremos cada uno en recipientes por separados. Luego, batiremos estos ingredientes por separados con la ayuda de un tenedor. Una vez quede todo bien batido, podemos proceder a aplicarnos la mascarilla en la cara.

Primero, debemos aplicar la clara de huevo en el rostro y lo cubriremos con trozos de papel previamente picados. Dejaremos que esta mascarilla actué por unos 30 minutos. Cuando esté casi seca, la retiraremos con abundante agua tibia. Primero quitamos el papel y luego nos lavamos la cara. Al finalizar, tu piel habrá absorbido varios nutrientes del huevo y los poros se abrirán.

Después de la primera aplicación, debemos pasar a la segunda. Esta consiste en aplicar la yema de huevo en el rostro, después de haberlo lavado. Esta mascarilla la dejaremos actuar por unos 10 minutos y la retiraremos con abundante agua.

Con estos sencillos pasos, poco a poco veremos cambios positivos en la piel del rostro. Te aseguramos que en pocas semanas verás como tu piel luce reluciente y suave. Por eso, no dudes en aplicar esta mascarilla en tu rostro cuanto antes. Si te pareció un método sencillo de mejorar el aspecto de tu piel, compártelo en tus redes sociales.

 

 

 

 

Fuente: estiloconsalud.com

Comments

comments

Comentarios