Retrasa el envejecimiento elaborando en casa el colágeno y ácido hialuronico, utilizado en los productos de belleza.

4 meses
3271 Visitas
Retrasa el envejecimiento elaborando en casa el colágeno y ácido hialuronico, utilizado en los productos de belleza.

Retrasa el envejecimiento elaborando en casa el colágeno y ácido hialuronico, utilizado en los productos de belleza.

Si bien es cierto, con el pasar de los años, el cuerpo pasa por diferentes etapas y una de ellas es la reducción en la producción de algunos componentes.

De hecho, uno de estos es el ácido hialurónico, necesario para mantener la piel firme, muy utilizado por las grandes industrias cosméticas.

 

Sin embargo, el ácido hialurónico es, junto al colágeno, nuestro gran aliado en la lucha contra la pérdida de volumen y las arrugas producidas por el paso del tiempo. Esta sustancia se encuentra de manera natural en nuestro organismo, puesto que forma parte de numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como los cartílagos o la propia piel.

No obstante, como todos los procesos naturales la presencia de esta sustancia va disminuyendo con los años.

 

A partir de los 35 años la forma de nuestro rostro comienza a cambiar como consecuencia del descenso de nuestro capital de ácido hialurónico. Esto provoca la pérdida de volumen y de firmeza y la aparición de arrugas, y por lo tanto el envejecimiento de la piel. Por otro lado, los médicos inyectan ácido hialurónico a las articulaciones del cuerpo para reducir la hinchazón.

 

Los huevos son un alimento muy famoso por su alto contenido proteínico, y últimamente como un buen aliado para mantener la belleza gracias a sus componentes. Te contamos porque son tan eficientes y cómo puedes usarlos.

En los huevos de gallina, el ácido hialurónico se encuentra en la clara. También se encuentra en la cáscara y membrana del cuerpo. A pesar de que la clara del huevo contiene ácido hialurónico, es más fácil y eficiente extraerlo de las cáscaras.

 

Como sacar el ácido hialurónico.
Quiebra la cáscara de los huevos. Hecha la clara y la yema en un contenedor. Almacena la clara y la yema en el refrigerador para uso futuro. Lava la parte interior y exterior del huevo con agua caliente. Remueve toda la yema y membrana restante.

 

Coloca las cáscaras de huevo en una bolsa plástica. Ciérrala. Presiona las cáscaras desde el exterior de la bolsa. Quiébralas en pequeñas piezas. Hierve agua destilada en una olla para cocinar. Llena la olla a la mitad para evitar que salpique cuando hierva. El agua destilada se usa para mantener la pureza del ácido hialurónico.

Pon las cáscaras de huevo quebradas en el agua hirviendo. Colócale una tapa a la olla. Hierve las cáscaras y el agua por unas 2 horas. Llena de agua según sea necesario. Derrama el líquido a través de un colador fino a un frasco de vidrio Mason. El colador remueve las partículas de las cáscaras.

Almacena la solución del ácido hialurónico en un frasco de vidrio Mason. La solución contiene una gran cantidad de este ácido.

¿Para qué tipo de arrugas se recomienda el ácido hialurónico?
Las zonas más comunes en las que se aplica son: Contorno y comisura de los labios, volumen labial y facial (pómulos), arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca), surcos nasogenianos (líneas de expresión a ambos lados de la nariz y la boca) y las llamadas patas de gallo.

Si además de arrugas en algunas de estas zonas que recomendamos tienes arrugas en la frente, aprende a hacerte unos masajes que te van a venir genial.

 

 

 

Fuente:

Comments

comments

Comentarios