Cómo tener un vientre plano en una semana

1 mes
474 Visitas
Cómo tener un vientre plano en una semana

Cómo tener un vientre plano en una semana

Tienes un gran evento, una gran barriga y solo una semana para que uno de los dos desaparezca. Puedes conseguirlo con los consejos que te damos aquí. Estarás muy feliz que querrás seguir haciéndolos una vez que termine la semana.

1. Toma líquidos para aplanar tu estómagoHaz que el agua sea tu aliada. Siempre necesitas beber agua, pero es especialmente importante si quieres un estómago más plano. Al beber agua ayudas a tu cuerpo a mantener un equilibrio apropiado de los fluidos, dejar de retener agua (la razón principal de un estómago hinchado), y sentirte llena de modo que comas moderadamente. El agua también es importante para transformar la grasa en energía y mover los nutrientes a tus músculos para mantener tu metabolismo activo.

  • Añade limón, naranja o rodajas de pepino para dar algo de sabor al agua; también puedes probar con hierbas o flores como menta o hierba luisa.
Bebe té verde. Entre sus grandes virtudes, el té verde puede ayudar a rebajar tu estómago debido a sus antioxidantes. Para tener mayor capacidad de quemar grasas, bebe té verde antes de hacer ejercicio.
3. Prepara batidos. Los batidos de fruta son geniales para mantenerte hidratado y pueden contribuir a aplanar tu estómago. Si lo preparas con sandía contarás con la ventaja de un aminoácido llamado arginina. Un estudio de cierta revista de nutrición demostró que la arginina puede ayudar a rebajar la grasa corporal e incrementar la masa corporal. Un batido hecho con piña te aporta bromelaína, una enzima que ayuda a romper las proteínas, facilita la digestión y reduce la inflamación.
  • Batido de sandía. Trocea dos vasos de sandía y ponlos en la batidora. Añade 1/4 de vaso de leche descremada y bátelo todo hasta que tenga burbujas. Añade 2 vasos de hielo y bate por otros 20 segundos o hasta que tenga la consistencia que te guste. Esta receta sirve para dos.
  • Batido de piña. Pon en la batidora un vaso de leche descremada y 4 onzas de piña en trozos, fresca o en conserva. Bate por un minuto. Vierte en un vaso y añade una cucharadita de aceite vegetal de semillas prensadas en frío. Estos ingredientes sirven para una porción.
Añade jengibre. El jengibre ayuda a calmar tu tracto digestivo y puede reducir la inflamación. Añade algo de jengibre fresco rayado a tu té verde, o hierve un poco de esa raíz para hacer té de jengibre.
Bebe té de menta. No es por casualidad que muchos restaurantes ofrecen caramelos de menta después de la cena; la menta ayuda a hacer la digestión. Haz una infusión de menta o añade hojas de menta al agua o al té verde.
Evita el alcohol. Si quieres aplanar tu estómago, el alcohol no es tu amigo. Te hace almacenar más grasa en el cuerpo y hace que quemes un 36 % menos de lo que normalmente quemarías. También inhibe la producción de hormonas quema-grasas.
Evita las bebidas carbonatadas y fermentadas. Este tipo de bebidas contiene gases y al consumirlas introduces gas en tu intestino, con lo que consigues hinchar más tu estómago
Di “no” al sorbitol. El sorbitol es un edulcorante artificial que se añade a dulces, caramelos, chicles y bebidas dietéticas. Aunque proporciona dulzura sin calorías, también es cierto que a nuestro cuerpo le cuesta digerirlo. Busca en la composición de otros alimentos como yogures y comidas bajas en calorías para comprobar si contienen esta sustancia

 

 

 

Fuente: es.wikihow.com

Comments

comments

Comentarios